• White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon

FIN WIC IX

     ¡Que sí!... Que después del verano cumplimos diez años de asquerosa independencia, “que si habrá que hacer algo especial para celebrarlo” “qué cómo hacemos para no bajarnos los pantalones” o “qué cómo hacemos para no meternos nada en la boca” y  sabemos que es algo raro lo que hace el WIC ante tanto mercadeo en el templo del alma, en EL jodido templo de aquello que nos hace felices aunque sea triste y que nos hace levantarnos pensado en que disco vamos a poner en el coche o que LP me falta de esa banda que me flipa y que nunca podré ver en directo (y no te digo nada si perdiste esa oportunidad de cuando vinieron a España antes de palmar algún miembro).
Pues sentimos deciros que no habrá nada especial (o eso creemos), que para nosotros cada edición es especial y que cada banda invitada al WIC es la más grande que podamos tener y que nos encanta, y que cada espacio al que vamos con los trastos es nuestro CBGB particular y que aunque en esta estupenda ciudad no tengamos una sola sala de conciertos seguiremos pidiendo ayuda a los actores secundarios Bob para que nos cedan sus instalaciones y poder hacer ruido o susurrar a los caballos.
     Pero todo esto era solamente para desahogarnos ahora que vemos cómo llega el verano y los burdeles musicales se abren en forma de grandes festivales y donde las marcas comerciales, ayuntamientos, multinacionales... con anuncios de gente perfecta con su coche, su seguro y su cuenta corriente y su tarjeta de crédito joven y eternamente rentable, nos dicen como molar y como destrozar todo sin darnos cuenta, encienden su radar para encontrar el nicho necesario para que todos...(venga y toooodas) nos gastemos la pasta y molemos cantidad. Amigos TODO ES MENTIRA, TODO ES UNA PUTA MIERDA QUE HACEN PARA PONER BANDA SONORA A LA CAJA REGISTRADORA DE ALGÚN BANCO O DE ALGUNA CERVEZA, ¿PERO SABÉIS LO MÁS TRISTE? Que nosotros también iremos a festivales, eso sí, intentamos elegir cuál es el más honesto (que los hay y muchos) cuál tiene un cartel que realmente mira por la música ,el alma, los artistas y el espectador, así que sólo os decimos que lo paséis muy bien este verano de festivales, pero elegir realmente los festivales buenos ,pequeños o medianos y que hacen las cosas bien y con corazón, que no está reñido con la rentabilidad. Y cómo ha ido el WIC IX, pues te contamos...


     - Como es costumbre ya en WIC empezamos en lo más alto que podemos, para que el impacto contra el suelo sea más gordo y se desparrame nuestro cráneo por toda la cuidad, es nuestra filosofía ,la de descubrir en una ciudad pequeña y no muy dada en ciertos sectores a ir de conciertos, a descubrirles pequeñas joyas del underground nacional e internacional. Así que nos pusimos el bañador y desde la azotea del Hotel Real de Segovia nos lanzamos al vacío, otra vez, con Santi Campos y sus Herederos, con todos los abonos vendidos y nuestros asquerosos independientes seguidores del WIC. Fue una jornada de auténtica fiesta en torno a cervezas artesanas San Frutos y un picoteo con la mejor banda sonora de un Segoviano en exilio.
     - Ya desparramados nos fuimos a la Cárcel con un grande, con el mejor letristas y mejor representante de la constancia y trabajo bien hecho durante toda su carrera, con el 091 marcado en el teléfono para que sacaran de la Cárcel a hombros a José Ignacio Lapido y sus escuderos, con un “casi lleno” y con su primera visita a Segovia, lo más veteranos se enganchaban al WIC sin saberlo.
     - Les siguieron Tuya, David T. Ginzo y su proyecto electrónico son todo intensidad y humanidad, con su saber hacer llenó la sala del billar del IE Creativity Center de la Casa de la Moneda, un espacio increíble para este tipo de conciertos, y donde Tuya hizo las delicias de todos con su música acompañada de unas proyecciones preciosas.
     - Pues nos fuimos a Madrid, salía más barato que alquilar la sala de conciertos aquí en Segovia y nos metimos en la mítica Moby Dick, con un ambiente espectacular de abonados WIC y urbanitas de “la Capi” hicimos un doble cartel con Junior Mackenzie en acústico y el gran Bart Davenport con banda, cita para recordar y éxito rotundo de la excursión.
      - Y ya de vuelta a Segovia , seguimos con una edición memorable, nos estrenamos en el teatro Juan Bravo con un lleno mes y medio antes del concierto con Morgan, cuyo éxito es imparable y en el WIC presumimos de haberlos tenido cuando aún estaban empezando hace tres años. El PRISON WIC fue otra increíble jornada con dos bandas que se complementaban de una manera muy WIC, Basanta y Rufus T Firefly llenaron ambos días la sala Julio Míchel. Esta sala que nos ha salvado el culo en esta edición y que esperamos vuelva a ser nuestra en futuros conciertos.
     - Propuestas más arriesgadas también tuvieron su hueco en este WIC IX, Lázaro, la banda capitaneada por Nieves Lazaro y viejos conocidos del ciclo, nos hicieron ver cómo se va trabajando una carrera paso a paso, sin prisa y alejados de la industria más agresiva y tóxica, dejaron una delicia de concierto, al igual que Junior Mackenzie, que al gustarnos tanto en solitario en el Moby WIC, nos lo trajimos con banda para pegarnos una patada en el culo al ritmo de su saber hacer, Rock con olor a bourbon mezclado con un delicioso pop de calidad.
     - Y ya lanzados nos trajimos al genio y talentoso Martí Perarnau IV y su proyecto camaleónico llamado MUCHO. Pedazo rave se marcaron Victor Valiente y Martí en una cárcel convertida en una Rave y con un público que no se lo podía creer, este concierto será recordado mucho tiempo.
     - Cambiamos de tercio y ante las dificultades, los apoyos y las iniciativas valiente y de calidad, nos fuimos a la cervecera artesana Octavo Arte que nos abrieron sus puertas y les enchufamos a Guadalupe Plata y su blues pantanoso lleno de serpientes negras y sonidos de porche a la orilla del Guadiana. Otro éxito de público y alegría colectiva.
     - La rama bastarda del WIC dedicada a los sonidos de raíz americanos, que llamamos HIGHWIC 61 la cual acoge a artistas internacionales, este año tuvo a los belgas Doghouse Sam & His Magnatones, un imparable trío de blues y RnB que puso patas arriba la sala Julio Míchel . El HIGHWIC 61 y esta edición WIC se clausuró el primer fin de semana de junio con Nick Moss Band y Dennis Gruenling. Trajeron desde la ciudad del viento el mejor blues clásico con una dosis y un empaque que pocas bandas pueden ofrecer ahora mismo en el circuito internacional.


      Mientras en la ciudad vivíamos un episodio de falta de salas de conciertos (nunca las ha habido como tal) las mal llamadas salas de conciertos ponían el grito en el cielo porque les limitaban para una actividad para la cual no tenían la licencia oportuna y por tanto jugaban con 15 jugadores (para entendernos ,es como si yo quiero vender hamburguesas y no tengo el carné de manipulador de alimentos) nosotros seguíamos buscando la vida para seguir programando las bandas que nos gustan.

Así que Fuck al WIC IX y empezamos a dar la bienvenida al fucking X...que creemos va a ser el más asquerosamente independiente de todos (venga y de toooodas).

V.